Según las autoridades chinas, el número de certificados falsificados encontrados ha aumentado significativamente, por lo que exigió a la parte canadiense hiciera una investigación al respecto. La investigación canadiense reveló 188 certificados falsificados (fuente: GlobalMeat News)

Con el fin de proteger la seguridad de los consumidores chinos, China ha tomado medidas preventivas urgentes y pidió al gobierno canadiense suspender la emisión de certificados zoosanitarios para carne de cerdo y bovino desde el 25 de junio.

Por su parte, la ministra de Agricultura de Canadá, Marie-Claude Bibeau, anunció que la Agencia Canadiense de Alimentos e Inspección (CFIA) está colaborando con las autoridades chinas y confirmó que se habían encontrado «certificados de exportación no auténticos».

Todo este conflicto se da en medio la de crisis que enfrenta a estos dos países por la detención, por encargo de Estados Unidos, de Meng Wanzhou, la directora financiera de Huawei e hija del fundador del gigante tecnológico chino que desde diciembre de 2018 está recluída en Vancouver.

Según medios y agencias internacionales, este hallazgo de ractopamina, es un acto de represalia en contra del gobierno canadiense, ya que nunca antes habían encontrado estos residuos. Hecho que se ve acrecentado por estos certificados no auténticos que confirmó la autoridad canadiense. Este componente está prohibido en China, no así en Canadá.

China es un mercado muy relevante para los exportadores de carne canadienses. En 2018, se posicionaron en el 3er lugar del ranking de importadores a este mercado. Las ventas en 2019 han aumentado en un 50% con respecto a los niveles del año anterior, por lo que esta situación tendrá un impacto importante en la comercialización de carne a nivel mundial.

Fuente: agritrends, 2019

 

Ventajas de Chile por el uso de E-Cert.

Actualmente, el sector porcino chileno cuenta con E-Cert  zoosanitaria con China y Rusia (el 2016 Chile se convirtió en el primer país de América y segundo en el mundo- después de Nueva Zelanda- en implementar con Rusia la certificación electrónica), pero además está trabajando para ampliar su uso con los principales socios comerciales, entre ellos Japón y Corea del Sur.

La consolidación de nuestro país como líder en certificación electrónica se ha logrado gracias al trabajo público-privado desarrollado por el Servicio Agrícola y Ganadero, SAG, y la industria porcina, representada a través de ChileCarne y ASPROCER, que no sólo han participado en las misiones en las que se aborda y negocia este tema, sino también colaboran activamente con la autoridad para la implementación del sistema en Chile.

Entre los beneficios que aporta el E-Cert están el reforzamiento de la seguridad y la confianza entre los gobiernos en materia de comercialización de alimentos y productos silvoagropecuarios, ya que evita la falsificación de certificados, acorta los tiempos de importación y reduce los inconvenientes que genera la retención temporal de la carga en los puertos de destino.