Tras cuatro años de gestación, este año comenzó a impartirse la carrera de Veterinaria en la PUC, con 80 alumnos y busca formar a profesionales en una línea ética y científico– tecnológica, que sean capaces de diagnosticar el estado de salud y bienestar de los animales, así como aplicar la medicina para prevenir y contribuir a la adecuada producción de alimentos de origen animal.

 El viernes 13 de marzo tuvo lugar la ceremonia de instalación de la primera piedra del edificio docente de la nueva Escuela de Medicina Veterinaria de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Al evento, asistieron diversas autoridades; representantes del Colegio Médico Veterinario de Chile, Horacio Bórquez, Director Nacional del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), docentes, primeros alumnos de la institución educativa y representantes de la Asociación de Exportadores de Carnes de Chile, ChileCarne -Juan Carlos Domínguez, Presidente y Pedro Guerrero, Gerente Técnico-, quienes valoraron el hecho de contar con nuevos y futuros veterinarios en Chile, dedicados al campo clínico, hospitales, administración predial, centros de rehabilitación animal, industria pecuaria e industria porcina y avícola, entre otros.

“ChileCarne y Asprocer mantienen un constante vínculo con la UC en el área de producción, bienestar y nutrición animal. También, en el área de diagnóstico, lo cual es muy positivo en términos de investigación, desarrollo y cooperación para ambas partes”, sostuvo Pedro Guerrero de ChileCarne.

Medicina, bienestar animal, salud pública, inocuidad alimentaria y conservación de la biodiversidad son los principales ejes de esta carrera. Además, el plan de estudios está diseñado en base a estándares nacionales e internacionales y a criterios establecidos por la Organización Mundial de Sanidad Animal –OIE– y la Asociación Americana de Facultades de Medicina Veterinaria (AVMA).

Desde las primeras etapas  del proceso formativo, los estudiantes participarán de actividades prácticas en diversas especies animales. El último año de formación corresponde al internado clínico (con énfasis en caninos y felinos, o equinos) donde se abordan las siguientes especialidades: cirugía, anestesiología, emergencia y cuidados intensivos, medicina interna, imagenología, reproducción, patología animal, patología clínica, dermatología, cardiología y oftalmología.

Esta carrera tendrá sede en el Campus San Joaquín, en el futuro edificio de Medicina Veterinaria que estará listo en 2021. Encabezando la rectoría estará Víctor Cubillos, veterinario y ex rector de la Universidad Austral de Chile.