El sector porcino lidera acciones e innovaciones en pro de la sustentabilidad, que hoy son reconocidas y valoradas incluso por las autoridades. Es una industria pionera en la reducción del consumo de agua, utilización de energía de manera eficiente, y promoción, adquisición y adaptación de tecnologías de primer nivel para cumplir sus objetivos de sustentabilidad.

El sector porcino en Chile ha avanzado notablemente en tecnologías y mejoras en los últimos 10 años, lo cual lo posiciona de manera líder en los mercados internacionales, en donde Chile compite fuertemente con productos provenientes de Brasil, Estados Unidos, España, Dinamarca y otros países de Europa. Pero más allá, en el ámbito interno, la industria porcina realiza importantes acciones en cada una de sus etapas productivas, pensando siempre en cómo optimizar cada proceso.

La industria porcina en Chile pasó de una economía lineal (tomar, usar y desechar), a un concepto de cero pérdidas donde los nutrientes y energía se devuelven al sistema para ser reutilizados, optimizando rendimientos, eficiencia y preservando el capital natural.

En 2021, el 100% de los purines generados en las granjas de cerdo, se reutiliza en los campos como fertilizante o enmienda orgánica, utilizando planes de manejo que permiten una aplicación sustentable. Esto es altamente positivo pues permite la recuperación de macro y micronutrientes como nitrógeno, fósforo y potasio entre otros elementos, sumado a un aporte de materia orgánica para la agricultura, con lo que se impacta de manera positiva al equilibrio de los ecosistemas.

Así mismo, 80% de los purines generados diariamente pasa por sistemas avanzados de tratamiento, como lo son: plantas de lodos activados, biodigestores y lombrifiltros. Lo anterior permite recircular las aguas tratadas en la limpieza de los pabellones, con ello se ha podido disminuir en un 26% la extracción de agua fresca que anualmente utiliza el sector.

Por otro lado, un 25% de la producción porcina utiliza Biodigestores como sistemas de tratamiento, generándose el equivalente a 7,6 mega watt de energías renovables al día. Gran parte de esa energía se utiliza en los propios procesos productivos, calefaccionando maternidades, en la peletización de los alimentos y también calefaccionando los mismos biodigestores, lo cual permite una operación eficiente. Adicionalmente, hoy se inyecta 1 MW al sistema interconectado central (SIC).

Todos los avances en el tratamiento de los purines de cerdo han permitido que el sector disminuya su huella de carbono, disminuyendo en los últimos 20 años un 32% de emisiones GEI por cabeza de cerdo producido. Esto es equivalente a dejar de emitir 422,8 Gg CO2 por año, lo que equipara la absorción de CO2 que logran 23.642 hectáreas de pino o el haber plantado 28 millones de árboles.

Visita de ministra de Agricultura a Agrosuper

La ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, visitó a mediados de noviembre la planta de tratamiento La Ramirana de Agrosuper, donde pudo conocer en terreno cómo las empresas del sector porcino se han hecho cargo del ciclo completo de producción, con visión de sustentabilidad y futuro, constatando en terreno las diversas acciones de las empresas del sector.

“Pudimos ver la realidad de cómo las empresas se han ido adaptando a esta necesidad de hacerse cargo del ciclo completo de producción en una economía circular, con una visión de sustentabilidad de futuro. Son tecnologías únicas en el mundo en muchos aspectos que queremos ir replicando”, señaló la secretaria de Estado.

“Quisimos ver en terreno lo que la industria porcina está haciendo en materia de sustentabilidad, incorporando nuevas tecnologías que permiten desarrollar una producción de cerdos sustentable, una economía circular donde todos los recursos son aprovechados y que logra reducir el consumo de agua y ser más eficientes en el uso de la energía”, indicó el presidente de ChileCarne, Juan Carlos Domínguez.

El sector porcino en Chile es hoy una industria sostenible que basa su desarrollo en el concepto de eficiencia productiva, economía circular e innovación tecnológica, donde más de 12.000 trabajadores colaboran día a día de manera directa en estas acciones.