Según proyecciones de la holandesa Rabobank, durante este año el número de cerdos en China seguirá decayendo, por lo que aún dependerán de las importaciones, sin embargo, su industria está recuperándose; la producción mundial de cárnicos porcinos podría reducirse en 8%.

De acuerdo con estimaciones de Rabobank, este año la producción mundial de carne de cerdo podría reducirse hasta 8%, debido a las pérdidas que ha causado la Peste Porcina Africana (PPA) en varios países de Asia, principalmente en China.

En el caso de la porcicultura china, las proyecciones apuntan a que, derivado de la PPA, su producción de carne de cerdo sufriría una caída por el orden de entre 15% y 20% hacia el cierre de 2020.

Christine McCracken, directora ejecutiva de Proteína Animal en la entidad financiera holandesa, expresó que por los cambios vertiginosos que está experimentando el mercado a causa de la PPA y el Covid-19 (coronavirus), es importante que la industria porcícola sea capaz de responder rápidamente a estos escenarios, de lo contrario «podría no sobrevivir».

Aclaró que en el caso de Estados Unidos, esto significaría darle la certeza a los consumidores de que el suministro continuará, ya sea a través de los supermercados o incluso las plataformas en línea, y dar garantía de que se podrá continuar adquiriendo la proteína porcina a precios accesibles.

EL COMERCIO INTERNACIONAL SEGUIRÁ SIENDO CLAVE PARA LA INDUSTRIA PORCINA

Según cifras internas de Rabobank, actualmente EE. UU. es el principal proveedor de carne de cerdo para China, que actualmente está importando el equivalente a 10% de su procesamiento de carne de cerdo.

Durante una serie de seminarios en línea llevados a cabo por el Día del Cerdo en Iowa, McCracken explicó que pese a esto, el país asiático ha tenido gran progreso en cuanto a la recuperación de su industria porcina, pues las grandes unidades de producción han realizado fuertes inversiones en el tema de bioseguridad, dejando del lado el esquema de las granjas de traspatio.

Si bien China continuaría con las importaciones para estabilizar su mercado local, no existe garantía de que sus puertas seguirán abiertas para EE. UU., principalmente a causa de las tensiones políticas entre ambas naciones; no obstante, se espera que durante los próximos años el comercio internacional desempeñe un papel importante para la industria a nivel mundial.

Fuente: Porcicultura