¿Entendemos claramente cuáles son las medidas de bioseguridad más efectivas para prevenir la transmisión de la PPA entre granjas cuando aumenta la presión de infección? ¿Cuáles son las principales preocupaciones de los productores y veterinarios que se enfrentan a brotes cercanos de la enfermedad?

Para los países que continúan siendo negativos a la peste porcina africana (PPA), las estrategias nacionales de bioexclusión (bioseguridad externa) tienen como objetivo evitar que este virus, transfronterizo y de declaración obligatoria, cruce sus fronteras internacionales con movimientos de personas, importaciones de carne contaminada o movimientos de jabalíes. Sin embargo, una vez la enfermedad llega a un nuevo país o región, y especialmente cuando ya afecta a su producción porcina, el enfoque cambia hacia la bioexclusión a nivel de granja y aquí surgen nuevas preguntas: ¿Entendemos claramente cuáles son las medidas de bioseguridad más efectivas para prevenir la transmisión de la PPA entre granjas cuando aumenta la presión de infección? ¿Cuáles son las principales preocupaciones de los productores y veterinarios que se enfrentan a brotes cercanos de la enfermedad? Hicimos estas y muchas más preguntas sobre su experiencia práctica en bioseguridad a nuestros profesionales porcinos de Rusia, China, el Báltico y Polonia, que resumimos en este artículo.El Dr. Karbowiak y Mr. Corns están de acuerdo en que un único plan de bioseguridad no se adapta a todas las granjas. Comparten la opinión de que cada granja / empresa / sistema individual tiene que revisar exhaustivamente los conceptos básicos de bioseguridad con su equipo (es decir, riesgos asociados con personas, vehículos, movimiento de animales y de mortalidad, etc.) y se debe diseñar un plan completo de bioseguridad para cada granja específica. El Sr. Corns resumió su estrategia clave de formación para productores con respecto a planes específicos de bioseguridad en granja frente a PPA como: «priorización, desarrollo y ejecución«. Tres palabras que resumen muy bien las tres acciones más importantes desde su perspectiva. Enfoca sus recomendaciones de bioseguridad de manera diferente según cada escenario y aplica estas recomendaciones tanto a nivel de la granja o a nivel del país (por ejemplo, China vs Rusia). El Sr. Corns insistió en que deben identificarse las prioridades. Por ejemplo, cree que en China el riesgo de exposición de las personas a animales vivos infectados y la posible exposición a carne de cerdo contaminada es mucho mayor que en cualquier otro país. Como resultado, sus 5 prioridades más comunes para este país, y otros países con escenarios similares de alto riesgo de exposición al virus, son:

  1. Transporte: camiones externos, cargadores, sistemas de secado (TADD), lavado de camiones, control estricto de rutas de transporte.
  2. Personas: empleados y proveedores de servicios. Formación en bioseguridad y evaluaciones tanto de las instalaciones de residencia de empleados situadas en la propia granja como de los periodos de descanso.
  3. Trazabilidad de los ingredientes del pienso y verificación de la fuente.
  4. Mejora de las auditorías de bioseguridad utilizando tanto auditores externos como internos.
  5. Eliminación de los servicios de recolección de cadáveres para su procesado, específicamente en áreas activas/ endémicas de PPA: las nuevas estrategias se enfocan en incineración y compostaje.

El Dr. Kolbasov, actual director del centro de referencia ruso para la investigación y el diagnóstico de la PPA, es muy práctico cuando aconseja sobre bioseguridad. Para él, la ruta de transmisión directa más importante es el movimiento incontrolado de animales infectados y su comercio ilegal, que se considera el factor más importante de la introducción de la PPA en nuevas áreas. Al considerar la transmisión indirecta de la PPA, destaca la importancia de un buen diseño de los cargadores para el movimiento correcto de los animales de la granja al camión, que garantice que solo se muevan en una dirección y que no se les permita regresar a la granja. Finalmente, enfatiza la importancia de una buena limpieza y desinfección de estos cargadores de una manera inmediata después de cada uso.

El Dr. Čepulis, nuestro consultor porcino con sede en Lituania que practica en toda la región del Báltico, destaca la importancia de la educación continua del personal con respecto a la bioseguridad para que sean personas clave en la ejecución del plan. Es necesario formar al personal para que realmente entiendan por qué se necesita cada una de las reglas. También nos comentó que, desde el punto de vista legal, la mayoría de las granjas grandes en su región han introducido un «Anexo de Bioseguridad» en la mayoría de los contratos laborales con trabajadores agrícolas o cualquier otro trabajador de servicios relacionado con la granja. Estas granjas ahora requieren que sus trabajadores reconozcan oficialmente su obligación de conocer y seguir las reglas de bioseguridad de la granja en todo momento. Mencionó que algunas empresas también se están acercando a las granjas vecinas (radio de 10 km) para establecer una zona libre de cerdos alrededor de sus propias instalaciones a través del suministro directo de carne a sus vecinos. Esta es una estrategia que el mayor productor estonio ha seguido para proteger el negocio, pues así potencialmente, reduce las posibilidades de brotes en las pequeñas explotaciones de traspatio vecinas.

En respuesta a la pregunta: «¿Cuál es la medida de bioseguridad número uno implementada en las granjas de sus clientes debido a la PPA?»

Los 4 expertos coincidieron en la importancia de la bioseguridad del pienso (es decir, la tecnología de reducción de riesgos y los riesgos de contaminación asociados con los ingredientes y con la fabricación). Además de la bioseguridad de los piensos, la otra preocupación clave estaba relacionada con la exposición oral a productos de cerdo contaminados. Hicieron hincapié en la importancia de comprender las diferentes tecnologías utilizadas para la preparación de diferentes productos cárnicos y si son o no capaces de desactivar la presencia del virus.

La restricción de carne de cerdo en la granja se consideró claramente un punto crítico. El Dr. Kolbasov estaba preocupado por el seguimiento adecuado y la comprensión de la tecnología alimentaria de los productos potencialmente elaborados con carne cruda contaminada, como las salchichas. Mencionó ciertos productos de cerdo rusos que son sólo carne cruda curada con sal, sin ningún otro tratamiento de cocción. Un producto con mucho riesgo, de hecho, pero con una tradición de consumo muy fuerte en Rusia.

El Dr. Čepulis estaba especialmente preocupado por el movimiento de personas (conductores de camiones o trabajadores de granja) que transportaban productos de cerdo desde países infectados como Bielorrusia o Ucrania a áreas negativas. Además, el tocino ahumado salado, curado y frío y las salchichas son productos muy populares en Ucrania, Bielorrusia y el Báltico, pues se consumen mucho y tradicionalmente se llevan cuando se viaja. El hecho de que las potenciales sobras de estos productos puedan volver a infectar a los jabalíes o incluso a los cerdos domésticos respalda el hecho de que el control fronterizo debería ser más estricto. El Dr. Čepulis comentó que deberían buscar productos de carne de cerdo en las diferentes fronteras utilizando perros entrenados de la misma manera que buscan drogas ilegales. Como parte de este escenario de PPA, el Dr. Čepulis también aconseja al personal de la granja que evite visitar el bosque para minimizar las posibilidades de contactar con jabalíes. Esto a veces es un desafío, cuando las actividades en el bosque, como la caza y la recolección de bayas o setas, son parte de su cultura. Disminuir la densidad de población de jabalíes es una medida efectiva, pero no excluye la presencia del virus. La vacunación del jabalí a través de cebos con vacuna oral podría ser una buena solución en el futuro, ya que permitiría erradicar esta parte «silvestre», dejando felices a ambas partes: cazadores y granjeros.

Este es el último de una serie de artículos que tenían como objetivo revisar la experiencia con PPA de 4 expertos porcinos de diferentes regiones del mundo. Con suerte, esta y muchas otras revisiones ya disponibles en la literatura serán suficientes para refrescar nuestros conocimientos y reconocer las estrategias de bioseguridad que nos ayudarán a detener la propagación de este virus devastador. Para terminar, me gustaría citar al Sr. Corns: «Para que una empresa tenga éxito estos tiempos en un escenario de PPA adverso, la bioseguridad debe estar grabada en los cimientos de la empresa. Si este no es el caso, la PPA encontrará sus puntos débiles«. Sigamos aprendiendo unos de otros para identificar nuestros puntos más débiles y proteger nuestra industria.

Fuente: 3tres3