Las medidas implementadas en todo el mundo a raíz de la propagación del temido Covid-19, nos recuerdan a quiénes trabajamos en esta industria, la importancia de la implementación y mantención de altos estándares de bioseguridad en nuestras granjas y plantas de procesos, ya que si las enfermedades infecciosas logran atravesar las barreras de seguridad, pueden alterar y afectar significativamente la producción, generando graves consecuencias a la industria en primer lugar, que posteriormente pueden llegar a afectar incluso la economía local de un país, de una región y en el peor de los casos, del mundo, entre otras consecuencias devastadoras.

A lo largo de la historia, la introducción de ciertas enfermedades zoonóticas no ha hecho más que evidenciar las vulnerabilidades a las cuales pueden estar expuestas nuestras cadenas de producción. Lo anterior nos compromete y plantea la necesidad de volvernos siempre más exigentes y demandantes con los protocolos de prevención y medidas de seguridad, para de esta forma cumplir con los altos estándares exigidos por los mercados más importantes a nivel mundial, resguardar la integridad física de los trabajadores y asegurar el conteo y control de la población animal.

El Covid-19 en este momento, es una pandemia que afecta a las personas. Nuestro enfoque es proteger la salud y la seguridad de la industria, por lo mismo es muy relevante tener claro que se deben mantener y preveer estrictas medidas de bioseguridad para estar preparados ante cualquier posible amenaza de enfermedad, sea por este virus que actualmente nos preocupa, como por todas las otras enfermedades infecciosas de origen animal y humano.

En este sentido, el testimonio de Benjamín Ruiz, editor de la revista Industria Avícola resulta muy interesante y revelador al respecto: “Desde mi trinchera, mi hogar, veo muy pocas personas que pasan por la calle. Incluso esas imágenes de la concurrida calle de Madrid se sienten muy lejos. Lo mismo ocurrió en México en 2009 con el H1N1, aunque parece que la gente ya lo ha olvidado. Muchos me miran incrédulos cuando les digo que ya he pasado por esto”. Y ejemplifica: “Pero, hablemos de las aves de corral. ¿Qué te recuerda todo este asunto de Covid-19 de encerrarte en casa, salir solo por lo que es esencial, mantener distancia, desinfectar, limpiar? Solo puedo referirme a la muy usada idea de bioseguridad.

Es así como la palabra “bioseguridad” y su uso comienza a hacerse común sin saberlo y que en la práctica, invita a todas las personas a aplicar una serie de técnicas y medidas de limpieza de personas y equipamiento, que permitan asegurar un ambiente limpio dentro de cada uno de nuestros hogares y lugares de trabajo, para de esta forma evitar la propagación del virus.

La industria alimentaria ha aprendido la lección, y si bien el actual virus está afectando a todos en todas partes del mundo, desde la salud hasta la economía de nuestros países, es nuestra responsabilidad el poder apoyar y evitar su propagación.

Fuente: WattAgNet.com