Juan Carlos Domínguez, Presidente Ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Carnes de Chile, ChileCarne, sostuvo que de verse afectados los envíos de carnes de cerdo y aves a China en los próximos días, existe la alternativa de desviar los productos a otros mercados de gran relevancia, en el caso del cerdo a Japón, Corea del Sur y Rusia, y en el caso de las aves a la Unión Europea y Estados Unidos, todos principales importadores de nuestras proteínas.

Durante las últimas semanas, se han organizado dos mesas Público-Privadas y Multisectoriales con el objetivo de abordar la situación de las exportaciones a raíz del brote de Coronavirus en China. Estas instancias han reunido a representantes del gobierno, el Servicio Nacional de Aduanas, Sernapesca, el Servicio Agrícola y Ganadero, Oficina de Políticas Agrarias, A y personeros del sector exportador nacional con el fin de analizar las consecuencias de la emergencia y reportar la situación de los envíos nacionales al país asiático. Asimismo, se abordaron posibles medidas que permitan mitigar sus efectos y se evaluó el redireccionamiento de exportaciones a terceros mercados, que requieran de certificados emitidos por el Estado o gestiones de carácter regulatorio, fito ó zoo sanitarias aplicables, que sea posible de abordar en esta coyuntura.

Esta semana también se realizó la primera mesa técnica público-privada -presidida por Jorge O´Ryan, Director de ProChile- para analizar y definir las medidas de mitigación frente al efecto que el COVID -19 podría tener sobre los envíos de productos chilenosa China.

En la reunión, ProChile dio a conocer las últimas informaciones sobre la situación del mercado transmitidas por las oficinas en Beijing, Shanghái, Guangzhou y Hong Kong, dando cuenta de una ralentización de las actividades comerciales en China tras conocerse las nuevas cifras de contagio, sin embargo, se sigue observando un avance en las compras efectuadas por canales de eCommerce, plataformas que han visto crecer en hasta un 100% sus transacciones.

En la instancia además ProChile detalló las propuestas de medidas concretas las que serán cofinanciadas junto al sector privado.

Por su parte, Jorge O´Ryan, director general de ProChile indicó que actualmente hay 1.270 empresas exportando bienes no cobre y servicios a China. De éstas, 498 destinan a ese mercado más del 50% de sus envíos. Un 53% de ellos son pequeñas y medianas empresas. «Por esto, se desarrollará un programa de consultoría personalizada, realizada por las Oficinas Comerciales de ProChile en todos los mercados de Asia y Oceanía, para acompañar a las Pymex mayormente afectadas por la situación del mercado chino, con miras a rehacer su negocio en China y en paralelo ver alternativas de terceros mercados».

Agregó que junto a los gremios exportadores de vinos y alimentos, se trabajará en la realización de rutas de promoción B2B orientadas a los importadores, que permita a los exportadores establecer redes de contacto para la colocación de los productos que se vean en la necesidad de desviar. «Complementaremos este esfuerzo, con la invitación a importadores de otros mercados de Asia seleccionados junto a los exportadores, para empresas que necesiten diversificar mercado», agregó O´Ryan.

Por la parte de las exportaciones de carnes de cerdo y aves chilenas, “es muy sano que el gobierno sea proactivo, reúna al sector privado y público y en conjunto definamos la serie de medidas que tenemos que tomar hacia adelante”, sostuvo Juan Carlos Domínguez, Presidente Ejecutivo de la Asociación Exportadores de Carnes de Chile, ChileCarne.

Al ser consultado respecto de las carnes de cerdo y aves chilenas, comentó que “la industria sigue con despachos normales. Como lo que se exporta es  congelado, tenemos más posibilidades de, en primer lugar, retrasar los envíos, y en el caso de que la demanda se estancara, siempre tenemos la alternativa de desviar productos hacia otros mercados, como sector estamos habilitados para exportar a más de 60 mercados, tenemos diversificación de mercados, esa es una de nuestras grandes ventajas como industria”.

“Estamos monitoreando día a día como va evolucionando el mercado, y se espera que todo vaya volviendo a la normalidad. Sin embargo, debemos tener claro que para China, el cerdo es un producto de consumo de primera necesidad”, concluyó el titular de ChileCarne.

El año 2019, las exportaciones a China de cerdo, pollo y pavo fueron por 330 millones de dólares, lo que representa un 32% de las exportaciones totales de carnes blancas.

La carne de cerdo: la proteína irremplazable en China

En noviembre, con los precios del cerdo chino cerca de los máximos en 39 rmb/kg (330 USD/en equivalente de canal), y la brecha de cerdo de China que no se puede rellenar (se estima por encima de 20 millones de toneladas métricas), la atracción de China en los mercados mundiales de carne de vacuno y cerdo durará mucho tiempo, probablemente mucho más allá del 2020. Algo sorprendente es que los precios de la carne de pollo china han caído bruscamente, por debajo de los niveles de precios anteriores a la Peste Porcina Africana. No obstante, para la población china, la carne de ave nunca será un reemplazo para la carne de cerdo, es para ellos un tema cultural.

Impacto económico esperado por el coronavirus

El coronavirus actualmente se está extendiendo en China, más allá de sus fronteras, los mercados financieros han sido sacudidos. Sin embargo, la experiencia con brotes de virus en el pasado muestra que los mercados a menudo se recuperan rápidamente.

– El impacto económico en China depende de la capacidad del gobierno chino para contener el virus y sus acciones políticas para mitigar el impacto. Incluso si el brote del virus resulta ser comparable al SARS, es probable que sus efectos económicos globales sean mayores que en 2002/2003. En pocas palabras, China es mucho más grande, más entrelazada con la economía mundial y más vulnerable que hace 17 años.

– Con el crecimiento económico global, ya en una fase de desaceleración, el virus es otro riesgo que respalda nuestra opinión sobre que veremos una recesión global este año y que los bancos centrales en los mercados desarrollados probablemente tendrán más trabajo pr hacer en términos de estímulo.

– Por su parte, si se logra controlar el virus en poco tiempo, no se espera ningún daño permanente en la economía china u en otras regiones del mundo. En el pasado, las economías han demostrado compensar las pérdidas temporales después de que ha pasado la crisis.

– Sin embargo, en caso de una mayor propagación del virus a nivel mundial o en caso de incumplimiento entre las empresas no financieras altamente endeudadas de China sobre las medidas de contención, el riesgo de daños permanentes aumenta significativamente.

El impacto en la alimentación y la agricultura podría ser de corta duración

El coronavirus genera incertidumbres en el sector alimentario y agroalimentario masivo de China. Como no se conoce ni el ritmo, ni el tamaño de la escalada del virus, ni el marco temporal hasta que la situación esté completamente bajo control, se vuelve importante revisar algunas de las experiencias realizadas durante el brote de SARS.

Durante ese incidente, principalmente el sector de servicios de alimentos enfrentó impactos negativos. Y esto también puede esperarse en parte con el brote de coronavirus. Por ejemplo, ya varias cadenas de café anunciaron el cierre temporal de un gran número de sus tiendas. Durante el SARS, el impacto negativo en el sector de servicios de alimentos benefició al sector minorista ya que los consumidores comieron más en casa. Con las mejoras desde el SARS en el comercio electrónico y la entrega de alimentos, algunas partes del sector de servicios de alimentos podrían beneficiarse más que durante el SARS. Aun así, puede haber un cambio temporal en la forma en que las personas consumen, no se espera una disminución en los niveles generales de consumo.

Teniendo en cuenta la experiencia del SARS, pero claramente dependiendo de la escala y la duración del brote de coronavirus, el impacto en los alimentos y la agricultura podria ser de corta duración. Una mirada a los datos clave de consumo e importación para China muestra que durante el SARS no hubo una desaceleración significativa de la demanda, por ejemplo, se observó que las importaciones de carnes, aceites vegetales y granos, y en general para la mayoría de los productos agrícolas continuaron su camino de crecimiento.

Aun así, los precios globales de algunos productos agrícolas han reaccionado en los últimos días de forma volátil debido al coronavirus. A menudo en línea con los movimientos observados en otras clases de activos, particularmente los precios del petróleo.

En los próximos meses, se espera para el sector alimentario y agrícola:

  1. El consumo de alimentos fuera del hogar será el más gravemente afectado (muchos establecimientos de servicio de alimentos han cerrado temporalmente las tiendas), aunque parte de la holgura será recogida por los minoristas que entregan comida a domicilio (a medida que las personas se abastecen de alimentos).
  2. Las cadenas de suministro se interrumpirán significativamente en todo el espectro, como resultado de una menor demanda, interrupciones logísticas y ausencia de mano de obra.
  3. Reducción de la oferta y el inventario, debido a las razones mencionadas anteriormente, así como al aumento de los costos. La producción de ganado y granos se reducirá aún más, con la producción en el segundo trimestre y segundo semestre cada vez más afectada si la reposición y la siembra se restringen adicionalmente.
  4. El declive económico extendido y las interrupciones en la cadena de suministro para conducir aún más a un clima deprimido de consumo e inversión, junto con un menor gasto en alimentos y bebidas y menos actividades.
  5. Cuanto más tiempo no esté contenido el virus más allá de marzo, más largo, más extenso y más estructural será el impacto en la cadena de alimentos. Si el virus está contenido en el primer trimestre, la recuperación también será rápida.