Durante los últimos años, el trabajo conjunto público y privado, así como los acuerdos de libre comercio de nuestro país,  sumado al trabajo constante y dedicado de miles de personas que trabajan en el sector de las carnes blancas, nos han permitido construir una industria sólida y reconocida tanto nacional como internacionalmente. Hoy las principales economías del mundo nos reconocen como un país serio, con los más altos estándares de sanidad e inocuidad.

Hoy, estos valores que nos distinguen como industria productora y exportadora, se constituyen en una base sólida que nos permite seguir adelante en medio de una crisis mundial sin precedentes.

Veníamos de un escenario en el que las operaciones y exportaciones estaban fluyendo, y marzo estaba siendo un buen mes: la demanda mundial no se había restringido y los envíos seguían con normalidad. Hoy, el escenario está cambiando día a día y nos enfrentamos a un problema que nunca antes habíamos vivido. Como industria debemos seguir trabajando, y comunicando interna y externamente que nuestras prioridades son claras: cuidar a quienes trabajan en la industria implementado todas las medidas para evitar el riesgo de contagio, dándole tranquilidad a sus familias, y asi poder seguir cumpliendo nuestro rol en la sociedad, el abastecimiento de alimentos sanos y frescos, todos los días del año.

A las medidas implementadas habitualmente en toda la cadena productiva, hoy se han agregado otras a partir de la contingencia sanitaria, tales como: desinfección en la entrada y salida de las operaciones, cambio de ropa, uso de mascarillas y el lavado y desinfección de manos varias veces durante la jornada laboral, hoy se han sumado el control de temperatura a cada uno de las personas que ingresan a las plantas de proceso. Además, se han adoptado una serie de medidas de zonificación, desinfección y distanciamiento de los lugares de trabajo para de esta manera minimizar el riesgo. Se ha limitado el ingreso a nuestras instalaciones solo a las personas que ahí operan, cancelando cualquier tipo de visita y presencia de personal externo, incluso de las mismas empresas. Se ha intensificado el uso de tecnologías para reemplazar reuniones presenciales, entre otras tantas medidas que se han ido adoptando.

Hoy nos encontramos viviendo un escenario nacional y global inédito y que sin duda requiere y va a seguir requiriendo de la conciencia de cada uno de los ciudadanos y del trabajo conjunto de cada industria que mueve el engranaje nacional. Solo podremos superar esta crisis sanitaria global en la medida en que todos colaboremos, actuemos responsablemente y sigamos adelante buscando estrategias innovadoras para sacar al país adelante.