Los criaderos, que ya avanzan en la primera etapa de certificación, corresponden a las empresas AASA, Agrícola Chorombo, Agrosuper, Coexca y Maxagro. En el segundo semestre de 2022, la iniciativa público privada comenzará la adhesión de diversas PyMES. “Hoy lo importante es cómo producimos y distribuimos los alimentos. Esta es la mirada que nos diferenciará en los próximos 30 años”, señaló el Presidente de ChileCarne, Juan Carlos Domínguez.

Comprometidos con alcanzar los más altos estándares de la industria, las empresas socias de ChileCarne se han sumado desde un inicio al Programa Chile Origen Consciente y hoy 129 planteles de cerdo ya participan de este, con el fin de promover una industria sustentable y amigable con el medio ambiente en cada uno de sus procesos de producción, con claros y verificables estándares de calidad.

Este innovador programa fomenta la sostenibilidad de la industria agroalimentaria mediante cuatro ejes: Generación de estándares de sustentabilidad por rubro productivo, evaluación de desempeño en sustentabilidad, una alianza público-privada y comunicación de los resultados.  Se trata de una iniciativa liderada por la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) del Ministerio de Agricultura, que busca posicionar a Chile- a nivel local e internacional- como un proveedor de alimentos seguros, saludables y sustentables.

“El pilotaje de este estándar consistió básicamente en hacer un diagnóstico en nuestras instalaciones que nos permitió por un lado conocer esta herramienta y por otra parte poder sociabilizar de manera transversal los aspectos que involucra con las distintas áreas de nuestra empresa y así establecer acciones para aquellos puntos que existen brechas. Es sin duda una herramienta que nos permite afirmar nuestro compromiso con la sustentabilidad”, comenta Elizabeth Ellmen, Gerente de Sustentabilidad Maxagro.

“Ha sido muy interesante, dado que hemos podido tener una mirada de industria pasando por las miradas particulares de cada empresa a las generales y desde ahí acordar desafíos en materia de sostenibilidad, lo que ha decantado en un ejercicio completo que me parece permitirá responder a las nuevas expectativas de conductas y estándares por parte de los consumidores y otras partes interesadas en el presente y en el futuro”, señala Martín Landea, Subgerente Ambiental Agrosuper.

En tanto, Daniela Barrales, Jefe de Gestión de Calidad Agrosuper, agrega que “el estándar de sustentabilidad es un buen programa dado que le dará mayor visibilidad a los manejos del cuidado del medio ambiente, bienestar animal, calidad, temas sociales y éticos que están asociados a nuestra industria. Con esta distinción y con este estándar vamos a poder comunicar a los consumidores y a los distintos mercados todo el trabajo que se hace en pos del cuidado del medio ambiente”.

Cabe destacar que, en enero de este año, Asprocer firmó junto a ODEPA y la ASCC un Acuerdo de Producción Limpia (APL)  para el sector porcino, buscando consolidar la gestión sustentable de la industria y asegurar a los productores un instrumento útil desde el punto de vista comercial, verificable de cada una de sus acciones y que permite certificar el Programa Chile Origen Consciente

“Como lo vemos nosotros, la agricultura está virando del qué hacemos al cómo lo hacemos y esto es Chile Origen Consciente. Es un convencimiento del sector de los alimentos, de que hoy día además del desafío de alimentar a 9 mil billones de habitantes en los próximos años, lo importante es cómo producimos y distribuimos estos alimentos. Esta es la mirada del cómo va a ser lo que nos va a diferenciar en los próximos 30 años”, señaló el Presidente de ChileCarne, Juan Carlos Domínguez, el día de la firma del APL.

Las empresas participantes de Chile Origen Consciente evalúan de manera positiva cada una de las etapas que el programa ha tenido. “Es una iniciativa muy buena para nuestro sector y va en línea con el trabajo que venimos desarrollando en Maxagro. Este estándar abarca distintas temáticas, como el bienestar animal, el cuidado del agua, la biodiversidad, la huella de carbono, que son temas centrales tanto para nuestra empresas como para las comunidades donde compartimos”, comentó Elizabeth Ellmen, Gerente de Sustentabilidad de Maxagro.

Este programa provee los lineamientos para el desarrollo de una herramienta que permite medir desempeño, traduciéndose en beneficios integrales para los stakeholders: a los productores, les permite realizar autoevaluaciones de cumplimiento, observar cuáles son sus puntos débiles a nivel productivo y gestionar el riesgo según sus propias prioridades. A los gremios, les ayuda a levantar información agregada y enfocar los esfuerzos de manera efectiva hacia los aspectos críticos de la sustentabilidad permitiendo el desarrollo de programas de apoyo a las empresas socias. Al Estado, le proporciona la visualización de indicadores integrados de gestión sectorial e información respecto del aporte que están realizando las empresas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En tanto, a los consumidores, les permite verificar la manera en que los alimentos son producidos y hacer una elección responsable.

“Yo les recomiendo a todos los productores de cerdos de Chile que efectivamente adscriban a este programa y que trabajen estos estándares de sustentabilidad para así convertirse en empresas que trabajen bien, que produzcan con calidad y que sean sustentables en el tiempo”, concluyó Carlos Montoya, Gerente de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Coexca.